la_prensa_se_equivoca.jpg

1 William Morris (1834-1896), escritor, pintor, diseñador y reformador social británico; socialista convencido que intentó contribuir a la mejora de la situación de la clase obrera con distintas iniciativas y con su pertenencia a diversas asociaciones; como escritor se le deben obras de carácter teórico y propagandístico y también poesías impregnadas de simbolismo. (N. del T.).

2 En los festejos de cumpleaños y de Navidad, los participantes tiran de los extremos de pequeños envoltorios de papel que estallan al abrirse y dejan a la vista el contenido, que consiste en sombreros divertidos u otros premios.

3 Francis Thompson (1859-1907), poeta romántico, perteneciente a una respetable familia católica, adicto al opio; su poema más conocido es El lebrel del cielo. (N. del T.)

4 Robert Wood fue acusado de asesinar a una joven prostituta en septiembre de 1907. Su juicio inflamó las pasiones en ambos bandos; fue absuelto, aunque la identidad del asesino siguió siendo un misterio.

5 En el mismo año, en el propio vecindario de Chesterton, en Battersea, surgió un conflicto entre contrarios a la vivisección (incluyendo, en una precaria alianza, a sufragistas y trabajadores comunes) y estudiantes de medicina de la Universidad de Londres acerca de una estatua erigida a «un viejo perro de color marrón» que, como decía la inscripción, había «soportado una vivisección prolongada por más de dos meses, pasando de mano en mano de un vivisector a otro». Numerosas asambleas y tumultos debieron ser disueltos por la policía. Finalmente, la ofensiva estatua fue retirada.

6 En Londres habían tenido lugar manifestaciones anticatólicas del 2 al 7 de junio de 1780, instigadas y lideradas por Lord George Gordon. Comenzaron como manifestaciones contra la remoción de las restricciones civiles a los católicos, pero terminaron en tumultos con destrozos y saqueos.

7 El más importante de los días festivos de Gran Bretaña se celebra el 5 de noviembre y se conoce como el Día de Guy Fawkes. Este día festivo conmemora el día de 1605 en que Guy Fawkes y un grupo de ingleses intentaron hacer explotar el Parlamento Inglés mediante la colocación de barriles de pólvora en el sótano del edificio del Parlamento. (N. del T.).

8 En la noche del 18 de mayo de 1900 llegaron noticias a Londres de que Mafeking, una ciudad sudafricana sitiada por los Boers durante 217 días, había sido liberada por una columna de apoyo. Ante tales noticias, las Islas Británicas estallaron en celebraciones de júbilo.

9 Edward Lear (1812-1888), artista y escritor, escribió el Book of nonsense (1846) para los nietos de su protector, el conde de Derby. (Hay edición española: Nonsense, Pepitas de calabaza, Logroño 2014).

10 James Abbott McNeill Whistler (1834-1903), nacido en Estados Unidos y establecido en Gran Bretaña, fue pintor y grabador; contrario al sentimentalismo en la pintura, fue líder en la propuesta de «el arte por el arte». (N. del T.).

11 John Morley (1838-1923), estadista inglés, hombre de letras y periodista independiente, cuyos variados escritos y su actividad política reflejan su postura agnóstica, liberal e individualista.

12 William Edward Harpole Lecky (1838-1903), historiador y ensayista nacido en Irlanda y de ascendencia escocesa. Fue liberal en política y apoyó la separación de la Iglesia de Irlanda del Estado y el Irish Land Act de 1870.

13 Referencia al área de Londres usada como lugar de ejecuciones, especialmente la muerte en la hoguera de mártires protestantes en tiempos de la reina María.

14 John Clifford (1836-1923), ministro baptista, destacó por su oposición a la Guerra de los Boers en 1899 y abanderó el movimiento de la resistencia pasiva frente a la Educational Act, de 1902, en cuya oposición se negó al pago de impuestos, de modo que le serían embargados posteriormente sus bienes (N. de los E).

15 Murieron martirizadas en Cartago (África) en 203. (N. del T.).

16 Santa Águeda de Catania fue una mártir del siglo III. El proconsul Quintianus intentó poseerla pero fue rechazado por la joven, comprometida con su fe. El senador, en venganza, la envió a un lupanar, donde milagrosamente conservó su virginidad. La torturaron y le cortaron los senos. En una visión vio a san Pedro, quien curó sus heridas, pero luego fue arrojada sobre carbones al rojo vivo. Lanzó un grito de alegría al expirar. (N. del T.).

17 Emil Reich (1854-1910), historiador nacido en Hungría y establecido en Inglaterra en 1893. Fue un escritor prolífico y conferencista en Oxford, Cambridge y Londres. Su obra, llena de sugerencias provocativas, era inadecuada en los detalles. Su tendencia a omitir hechos esenciales desacreditaba sus conclusiones.

18 Hugh Oakley Arnold-Foster (1855-1909), autor de numerosos libros, incluyendo El actual socialismo inglés. Examen de su enseñanza y sus objetivos.

19 Dicho popular inglés. (N. del T.).

20 Thomas Michael Kettle (1880-1916), escritor irlandés, abogado, político de tendencia nacionalista moderada y economista. (N. del T.).

21 Thomas James Macnamara (1861-1931): médico y político inglés. (N. del T.).

22 De La tierra del deseo del corazón, de Yeats. (N. del T.).

23 Un distrito de Stepney, en el East End de Londres, que fue el escenario de los notorios asesinatos de Whitechapel, donde al menos cinco prostitutas fueron mutiladas por Jack el Destripador.

24 John Dillon (1851-1927), político irlandés, líder del Movimiento Nacionalista Irlandés, famoso por su lenguaje injurioso. Fue suspendido del Parlamento por insultar a Joseph Chamberlain llamándolo mentiroso.

25 Salmo 116: «Dije en mi turbación: todos los hombres son mentirosos».

26 La resolución de Belloc del 19 de febrero expresaba «pesar» por el secreto de los fondos, considerando que el secreto es «un peligro para sus privilegios y su carácter». Belloc temía que el público pudiera no conocer por qué eran elegidos ciertos candidatos particulares, o si la acción gubernamental estaba libre de la influencia de los que hacen donaciones a los partidos.

27 Stanley O. Buckmaster era un miembro del Parlamento del partido liberal que, como sugiere Chesterton, se colocaba en ambos lados en muchas cuestiones. Por ejemplo, mientras decía estar a favor del sufragio femenino, deploraba su liderazgo y los desórdenes que el movimiento provocaba.

28 Sir Henry Maximilian «Max» Beerbohm (1872-1956), escritor, dibujante humorista y crítico dramático. En la consideración de muchos fue el mejor ensayista, parodista y dibujante humorístico de su época.

29 Kaf(f)ir, término inglés general de referencia para todos los sudafricanos. (N. del T.).

30 Los propietarios de minas en el Transvaal habían convencido al gobierno de que permitiera la importación de grandes cantidades de trabajadores chinos para trabajar en las minas, quienes iban a vivir en lo que eran virtuales campos de concentración. Este sistema produjo un escándalo en Gran Bretaña, siendo especialmente una ofensa para el movimiento obrero. No fue hasta 1910 que el último de estos «esclavos» fue enviado de regreso a China, pero para ese entonces el sistema se había convertido en algo muy polémico.

31 Era una meta (que pronto se convirtió en un eslogan público) de los militares ingleses en el otoño de 1899, inmediatamente después del estallido de la Guerra de los Boers. Una serie de derrotas humillantes bajo el liderazgo de Sir Redvers H. Buller pronto disipó las expectativas y el eslogan.

32 Daniel 5, 27 (N. de los E.)

33 Se refiere a Père Lachaise, un gran cementerio de París, originalmente el sitio de una fundación religiosa establecida por los jesuitas en 1626 y posteriormente agrandado por Père Lachaise, confesor de Luis XIV; después de la Revolución francesa fue convertido en cementerio.

34 Lc. 11, 35. (N. del T.)

35 Ludovico Ariosto (1474-1533), poeta italiano, autor del poema épico Orlando furioso.

36 De El Rubáiyát, de Omar Khayyám, XCIX.

37 Kidderminster es un mercado al noroeste de Londres, famoso principalmente por sus alfombras.

38 Guido Reni (1575-1642), uno de los maestros pioneros de la escuela de Bolonia de pintura y uno de los artistas más admirados en su tiempo en Italia.

39 Punch fue una revista británica de humor y sátira publicada de 1841 a 1992 y de 1996 a 2002. (N. del T.)

40 El herald era un funcionario cuya tarea consistía en proclamar la guerra o la paz y llevar desafíos a la batalla, mensajes entre soberanos, etc. Los heralds contemporáneos son funcionarios de la corte que principalmente supervisan el ceremonial de las coronaciones, tomas de posesión, entrega de armas, trazado de genealogías, y vigilan los temas de precedencia.

41 El juez que presidió las que se conocen como Bloody Assizes (Sesiones Sangrientas) que se realizaron para juzgar a los seguidores del duque de Monmouth después de su intento de derribar a Jacobo II por ser el campeón del protestantismo. Monmouth fue ejecutado y sus seguidores sometidos a las brutales, severas e injustas medidas del juez.

42 Jean Bloch (1836-1901), industrial y escritor, dedicó los últimos años de su vida a la causa de la paz universal. Publicó Las imposibilidades técnicas y económicas de una guerra entre los grandes poderes (1899) y La guerra futura (1900). Fundó también el Museo internacional de la guerra y la paz, en Lucerna, Suiza.

43 Sir James Douglas (1286-1330), seguidor de Robert de Bruce (1274-1329) en la lucha por la independencia de Escocia, llevaba el corazón de Bruce a Tierra Santa cuando fue rodeado por enemigos y muerto en Andalucía, España.

44 Sir Thomas Johnstone Lipton (1850-1931), comerciante escocés, apasionado de la navegación a vela y el fútbol, creador de la famosa marca de té Lipton. (N. del T.)

45 Personaje de Nicholas Nickleby, de Dickens.

46 Los discursos en el banquete anual de la Real Academia fueron uno de los mayores acontecimientos sociales de la temporada. El evento fue polémico, sin embargo, dado que solo los reporteros del The Times fueron admitidos para registrar los discursos. Cuando el rey decidió abandonar el acto, este perdió su lustre y todos los periódicos decidieron hacer abandono de la cobertura.

47 Sir Edward Poynter (1836-1919), pintor inglés, director de la National Gallery y desde 1896, presidente de la Real Academia.

Chesterton juega aquí con el apellido Poynter y su semejanza con el adjetivo pointed, «puntiagudo». (N. de los E.).

48 Briton Rivière (1840-1920), pintor inglés, célebre por sus pinturas de animales salvajes.

49 Sir Lawrence Alma-Tadema (1836-1912), pintor británico, su obra se caracteriza por el profundo conocimiento que revela de la arqueología y la exacta reproducción de mármoles y bronces. (N. del T.).

50 William Wycherley (1640-1716), dramaturgo y poeta inglés. Sus obras son básicamente comedias satíricas, un tanto salvajes. (N. del T.)

51 El Día del Imperio se celebra el 24 de mayo, cumpleaños de la reina Victoria. Comenzó en 1902 como celebración de la victoria en la guerra de los Boers y como recuerdo de las responsabilidades de los ciudadanos del imperio. En 1958 se convirtió en el Día de la Commonwealth.

52 Herbert Henry Asquith (1852-1928), estadista y primer ministro del Reino Unido, perteneciente al Partido Liberal. (N. del T.)

53 Una de las formas de festejos en el Día de Mayo. (N. del T.).

54 Una exposición muy popular que se abrió en Shepherd’s Bush, West London, el 14 de mayo.

55 Tartufo o el impostor, es una comedia en cinco actos de Molière (1622-1673). (N. del T.)

56 Joseph Chamberlain argumentaba que los grandes terratenientes, como una especie de «rescate» por la seguridad de la que la propiedad disfruta en la sociedad, deberían concederles pequeñas propiedades a los trabajadores rurales. La propuesta específica la hizo en un discurso en Birmingham en junio de 1885, y continuó con la propuesta en el verano y el otoño. Cuando el plan fue presentado en el Parlamento en enero de 1886, cayó el gobierno conservador de Salisbury.

57 Un reporte parlamentario o cualquier otra publicación oficial del gobierno en tamaño de folio, a menudo encuadernada con tapas azules.

58 The cow jumped over the moon es una canción infantil inglesa, conocida también como Hey Diddle, Diddle (N. de los E.)

59 Thomas Wentworth, conde de Strafford (1593-1641), estadista inglés y principal asesor de Carlos I, fue enjuiciado y hecho prisionero por los enemigos del rey, y al cabo ejecutado en Tower Hill.

60 Lc, 17, 1. (N. de los E.).

61 David Livingstone (1813-1873), explorador y misionero escocés. (N. del T.).

62 Florence Nightingale (1820-1910), inglesa, es considerada una de las pioneras en la práctica de la enfermería. Se la considera la madre de la enfermería moderna y creadora del primer modelo conceptual de enfermería. (N. del T.).

63 Personaje de Dickens, psicópata enmascarado que asesina brutalmente a adolescentes o jóvenes. (N. del T.).

64 Causó sensación bailando con las piernas desnudas en La visión de Salomé.

65 Es el comienzo de «Soliloquy of the Spanish Cloister».

66 Sir William Wallace (1270-1305), gran héroe nacional de Escocia, lideró la resistencia contra Eduardo I. Después de algunos tempranos éxitos fue tomado prisionero, condenado como traidor, ahorcado y descuartizado.

67 Rey británico, muerto en 54 a.C., guerreó valientemente contra los romanos hasta que fue derrotado y llevado cautivo a Roma.

68 Philip Dormer Stanhope, cuarto conde de Chesterfield (1694-1773), político inglés y hombre de mundo. (N. del T.).

69 Sir Richard Steele (1672-1729), escritor y político irlandés, recordado, junto a su amigo Joseph Addison, como cofundador de la revista The Spectator. (N. del T.).

70 Dante Gabriel Rossetti (1828-1882), pintor inglés, recordado por su participación en la Hermandad Prerrafaelita, que pretendía realizar una recuperación de lo auténtico; sin embargo, se separó muy pronto de la severidad moral para seguir una vía propia de romanticismo exaltado. (N. del T.).

71 James Abbott McNeill Whistler (1834-1903), pintor estadounidense, vivió sobre todo en Francia e Inglaterra. (N. del T.).

72 Henry Saint John, vizconde de Bolingbroke (1678-1751), político y escritor inglés. (N. del T.).

73 Alexander Pope (1688-1744), considerado uno de los mejores poetas ingleses del siglo XVIII. (N. del T.).

74 John Burns (1858-1943), líder del laborismo y socialista; fue el primer miembro de las clases trabajadoras que formó parte del Gabinete británico, en 1905. (N. del T.).

75 Augustine Birrell (1850-1933), escritor y político inglés; como ministro de Educación fue responsable de una muy polémica ley de educación. (N. del T.).

76 El día de apertura de los Juegos Olímpicos en el Stadium en West London fue el 13 de julio. El Reino Unido ocupó el primer lugar con un total de treinta y ocho victorias; Estados Unidos fue segundo, con veintidós.

77 Autor de un buen número de libros de amor, tales como Historia Amoris, A History of Love, Ancient and Modern (1906), Im-perial Purple (1892), así como The Anatomy of Negation (1886).

78 «[A game] not worth the candle»: no alcanza para pagar las luces del espectáculo; no vale la pena hacerlo. (N. del T.).

79 Enrique IV de Francia (1553-1610), educado en el calvinismo, fue obligado a hacerse católico después de la masacre del Día de San Bartolomé, en 1572; tres años más tarde escapó de sus guardianes católicos y renunció a su forzada conversión; finalmente, por propia voluntad, se hizo miembro de la Iglesia católica en 1591.

80 Sievier fue arrestado por chantaje en junio y liberado en julio.

81 La dura batalla de Killiecrankie (1689) entre los clanes escoceses de los highlands y las tropas del gobierno. (N. del T.).

82 Área lujosa de Londres. (N. del T.).

83 Personaje extraño, con trastornos mentales y físicos, de la novela La ley y la dama, de Wilkie Collins. (N. del T.).

84 En la mitología celta, un leprechaun es un tipo de elfo o duende que habitaba en Irlanda desde antes de la llegada de los celtas. Como otras razas mitológicas de la tradición irlandesa, los leprechauns se consideran criaturas de naturaleza dual, material y espiritual. (N. del T.).

85 Es conveniente aclarar algunas expresiones inglesas que aparecen en el curso de este ensayo: Child’s Bank = hucha; Bank =banco; Hope Brothers = Hope Hermanos, o ¡Esperanza, hermanos!; Hope, Limited = Casa Hope, SRL, o «Esperanza Limitada»; Type= tipo de imprenta o un individuo; Charing Cross (Cruz de Charing), un sector de Londres; char = trabajar por horas; cross = cruz, o enfadado, de mal humor. Charing Cross es el nombre de una estación de ferrocarril de Londres; el origen del nombre es la aldea donde el rey Eduardo I erigió una cruz en memoria de su mujer, Leonor de Castilla, y a la que actualmente se considera el centro de Londres (las distancias a Londres están medidas de acuerdo a la cruz de Leonor). El juego de palabras procede de que en inglés char significa «mujer de limpieza». (N. del T.).

86 La frase «marchar sobre Bovril» es una variante, para un ejército, de «marchar cuerpo a tierra», «marchar sobre el estómago». Bovril es una clase de bife caliente.

87 Tal vez una alusión a la orden de Knight Commander of the Bath.

88 Mrs. Grundy es la personificación de la propiedad convencional (de una obra de Tomás Morton, La velocidad y el arado). (N. del T.).

89 A menos que me obligara la autoridad de la Iglesia.

90 El diario de un niño. (N. del T.).

91 El Congreso Internacional de Educación Moral se reunió en la Universidad de Londres desde el 25 al 29 de septiembre. Un tema importante fue el siguiente: «Varios medios de practicar la formación ética con instrucción religiosa o sin ella».

92 Charles Lamb (1775-1834), poeta romántico y ensayista inglés. (N. del T.).

93 Robert Ranulph Marett (1866-1943), antropólogo, autor de El umbral de la religión (1900), ¿Es el tabú una magia negativa? (1907) y Antropología (1911), entre otros libros.

94 Francis de Pressensé (1853-1914), importante periodista y socialista del período; actuó activamente en la defensa de Dreyfus.

95 William Thomas Stead (1849-1912), editor del Pall Mall Gazette, hasta ese entonces una revista tranquila de acontecimientos del día; repentinamente se convirtió en iniciadora de toda clase de nuevos programas y movimientos políticos y sociales, además de sorprender a la gente por su atrevimiento y falta de convencionalidad.

96 Alusión a Hechos de los Apóstoles 2, 17. (N. de los E.).

97 Belial es un demonio proveniente de la mitología hebrea y que aparece en el Antiguo Testamento. Los hombres impíos son considerados los hijos de Belial en el judaísmo. En los primeros escritos cristianos, Belial era identificado como el ángel de confusión, lujuria y deseo, creado después de Lucifer. (N. del T.).

98 Joseph Rowntree (1836-1925), estadounidense, cuáquero y próspero comerciante; en 1904 transfirió su riqueza a tres fundaciones que llevan su nombre. (N. del T.).

99 Puede referirse al vapor Aeon, perdido por largo tiempo, cuyos pasajeros, según se informó, habían llegado como náufragos a la Isla de Navidad.

100 Perseverance Island or the Robinson Crusoe of the Nineteenth Century, de Douglas Frazar. (N. del T.).

101 Los Robinsones suizos es una novela escrita en 1812 por el pastor Johann David Wyss, donde cuenta la historia de una familia suiza que naufragó en las Indias Orientales. (N. del T.).

102 Un hospital neuropsiquiátrico en Middlessex.

103 John Roberts, un notable jugador de billar que tuvo una triunfal serie de éxitos durante 1908; a menudo hizo que entregaran gran número de puntos a sus rivales.

104 John Clifford (1836-1923), líder bautista y fervoroso evangelista que creía que la religión tenía que ver con la vida entera. Fue un escritor prolífico con gran simpatía por las masas y opuesto a la ayuda estatal a las escuelas de las distintas denominaciones.

105 En inglés se pueden expresar ambos conceptos con dos palabras diferentes pero de la misma raíz: property y propriety. (N. del T.).

106 Thomas Young (1773-1829), célebre científico inglés. (N. del T.).

107 John Bunyan (1628-1688), escritor y predicador cristiano inglés; su obra El progreso del peregrino (The Pilgrim’s Progress) es una de las alegorías cristianas más conocidas. (N. del T.).

108 Partidarios de diversas formas de autogobierno de Irlanda, sin desvinculación total de Inglaterra. (N. del T.).

109 J. A. Kensit fue el líder de los protestantes extremistas que había hablado ante la Protestant Truth Society, advirtiendo contra ulteriores «agresiones de la Iglesia católica romana» y comprometiéndose a defender él mismo la religión protestante contra el sacerdocio, romano o anglicano.

110 August Henri Forel (1848-1931), psicólogo suizo y profesor de psiquiatría en Zúrich; escribió sobre temas tales como la anatomía del cerebro y los nervios, la psicología de las hormigas y la higiene sexual.

111 Sir William Davennant (1606-1668), poeta y dramaturgo inglés, cuyas obras son características de la literatura de la Restauración inglesa. (N. del T.).

112 Era el anuncio de un producto de caldo de carne de la marca Vimbox, a finales del siglo XIX. (N. de los E.).

113 John Masefield (1878-1967), laureado poeta inglés. (N. del T.).

114 Es posiblemente una alusión a los escritos de Richard Baxter (1615-1691), un ministro inconformista que escribió Saint’s Everlasting Rest y sus memorias autobiográficas, Reliquiae Baxterianae, ninguno de los cuales está demasiado cargado con predicciones o profecías del tipo de las mencionadas aquí.

115 Una secta que comenzó en Manchester en 1747. Sus miembros practicaban el celibato y la vida en común. Se les dio ese nombre por su extraña conducta.

116 Secta fundada hacia 1848. Creían en la «inmortalidad condicional» y en un eventual regreso de Cristo para reinar sobre la tierra.

117 Secta también llamada de los «starkitas», por uno de sus líderes, Samuel Starky. Fundaron un «agapémone» o «morada del amor», que ponía de manifiesto su interés en la vida en común, pero las autoridades los obligaron a dispersarse.

118 Carrie Amelia Nation (1846-1911), probablemente el personaje más famoso surgido del movimiento antialcohólico durante la época previa a la «ley seca» en Estados Unidos, debido a su hábito de entrar a los bares con un hacha de mano para destrozar botellas. (N. del T.).

119 Jan Kubelik (1880-1940), violinista y compositor checo. (N. del T.).

La prensa se equivoca y otras obviedades

Sociedad

Serie editorial a cargo de Pablo Gutiérrez Carreras y María Isabel Abradelo de Usera

G. K. Chesterton

La prensa se equivoca y otras obviedades

Artículos 1908

© Ediciones Encuentro S.A., Madrid 2021

© De la edición e introducción: Pablo Gutiérrez Carreras y María Isabel Abradelo de Usera

Traducción del texto: Carlos Rafael Domínguez

Traducción de la introducción: Pablo Gutiérrez Carreras

El presente libro es la recopilación de los artículos escritos para The Illustrated London News durante 1908, comprendidos en The Collected Works of G. K. Chesterton, t. XXVIII, Ignatius Press, San Francisco (1987)

Esta edición cuenta con la autorización de Editorial Vórtice (Buenos Aires), que en el libro Cien años después publicó todos los artículos contenidos en este libro menos dos: «Nueva religión y nueva irreligión», 4-4-1908 y «Los estadounidenses en el deporte y el jingoísmo», 15-8-1908. Estos dos artículos se incluyeron en el libro De todo un poco, Pórtico, Buenos Aires (2005).

El Club Chesterton de la Universidad CEU San Pablo y Ediciones Encuentro quieren agradecer especialmente a Alejandro Bylick su generosidad y su inestimable colaboración para la publicación de este volumen.

Introducción: Ian Boyd, C.S.B.

Queda prohibida, salvo excepción prevista en la ley, cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación de esta obra sin contar con la autorización de los titulares de la propiedad intelectual. La infracción de los derechos mencionados puede ser constitutiva de delito contra la propiedad intelectual (arts. 270 y ss. del Código Penal). El Centro Español de Derechos Reprográficos (www.cedro.org) vela por el respeto de los citados derechos.

Colección Nuevo Ensayo, nº 78

Fotocomposición: Encuentro-Madrid

ISBN: 978-84-1339-379-7

Depósito Legal: M-168-2021

Printed in Spain

Para cualquier información sobre las obras publicadas o en programa y para propuestas de nuevas publicaciones, dirigirse a:

Redacción de Ediciones Encuentro

Conde de Aranda 20, bajo B - 28001 Madrid - Tel. 915322607

www.edicionesencuentro.com

índice

Nota de los editores

Introducción

Artículos (1908)

Índice de nombres

Índice temático

Nota de los editores

Con estas líneas presentamos al lector el tercer volumen del proyecto de colección completa de los artículos periodísticos que Chesterton escribió para el Illustrated London News, volumen que comprende los artículos publicados en 1908. Este tercer libro se une a los dos primeros de la serie, El fin de una época y Vegetarianos, imperialistas y otras plagas.

Con este nuevo título, La prensa se equivoca y otras obviedades, reconocemos la atención que en estos años —y veremos que en 1909 más aún— Chesterton prestó a reflexionar sobre el periodismo, como la vocación a la que respondió desde el primer momento de su carrera profesional. Como los índices de estos tres volúmenes demuestran, hay varios temas que fueron recurrentes en su pensamiento: el tema de la mujer, tratado especialmente a través de las protestas de las sufragistas; la cuestión de los ritos, las ceremonias y los símbolos; la educación y el periodismo. No fueron, evidentemente, los únicos, porque todo lo miró y de todo escribió, pero estos temas le ocuparon muy especialmente.

1908 es, por otra parte, el año en que se publicó la que es quizá su obra más célebre —junto a los relatos del Padre Brown—, la novela El hombre que fue jueves, así como la obra apologética Ortodoxia. En los presentes artículos hallamos más presentes los elementos estructurales de esta última que los de la novela. Encontraremos en estos artículos la afirmación de la importancia de los credos, así como la crítica a la concepción de tener la «mente abierta», conceptos ambos que merecen un lugar especial en el gran ensayo; pero también encontramos las luchas de Chesterton contra esa pretendida ciencia criminalística que era capaz de determinar, por el aspecto físico, la presencia de un «tipo criminal»; los esbozos de su futura batalla contra la eugenesia; y asimismo están presentes ideas positivas como la concepción del bien como algo primigenio que se salva del naufragio, como Robinson Crusoe y las galletas; la vida ordinaria considerada algo grande y milagroso, como una aventura; la imposibilidad de que la evolución, en tanto que teoría científica, aporte un concepto de «mejor», «más elevado» con el que comparar los estadios de evolución; el rechazo de las alegaciones de quienes creían poder alejar el mal de la guerra por meras razones de evolución o desarrollo; o la crítica de los que construyen una moral a partir de las excepciones y no de las reglas, a partir de los escandalizadores, y no a partir de los hombres comunes. Cada lector podrá disfrutar de su particular catálogo de temas preferidos porque prácticamente encontramos reflexiones acerca de todo.

Chesterton, como bien describe Ian Boyd en el trabajo introductorio que presentamos ahora, desarrolla una filosofía o una teología no sistemática de la sacramentalidad. Lo que vemos nos remite a realidades superiores; los sacramentos son las rendijas por las que la eternidad se cuela en el mundo. Encontramos en estas páginas muchos de los hitos que conducen a esa obra inmortal llamada Ortodoxia.

Pablo Gutiérrez Carreras María Isabel Abradelo de Usera

Introducción

El periodismo como parábola

El padre Ian Boyd, C.S.B. presentó su ponencia «El periodismo como parábola» en conferencias realizadas en Estados Unidos, Latinoamérica y Europa y fue publicada en la revista The Chesterton Review, vol. XXXLIII, nos. 3 & 4, otoño/invierno, 2017. El padre Boyd es fundador y presidente emérito del G. K. Chesterton Institute for Faith & Culture y editor fundador de la revista del Instituto The Chesterton Review ambos con sede en Seton Hall University, So. Orange, N.J. (www.shu.edu/go/chesterton).

Podemos considerar a Chesterton como un escritor que continúa la tradición periodística de Thomas Carlyle y John Ruskin y el resto de los sabios victorianos cuyos escritos trataban de educar a un público aturdido y confundido por unos cambios intelectuales y sociales que apenas podían entender. En su meritoria introducción a una antología de escritos periodísticos de Chesterton, The Man Who was Orthodox, A.L. Maycock cita un pasaje de Ruskin en el que el autor dice que por cada cien personas que sienten, solo hay una que piensa, y que por cada diez mil que piensan, solo hay una que ve. Maycock aplica este comentario al propio Ruskin y a Chesterton, y los describe como autores que poseen el don del poeta, «un insólito poder de intuición que en las Escrituras recibe el nombre del don de la sabiduría, la aprehensión inmediata de la verdad, que supera al ejercicio de la razón, presentándose como un repentino resplandor y como una revelación». Maycock cita algunos aforismos tomados del periodismo de Chesterton: «El hombre más miserable es inmortal y el movimiento más poderoso es temporal, por no decir fugaz»; o, hablando del sufrimiento, «el rey puede dar una condecoración cuando clava al hombre en la cruz tanto como cuando clava la cruz en el pecho del hombre»; o cuando se refiere a la relación entre la anarquía moral y el moderno Estado burocrático: «cuando te saltas las grandes leyes, no encuentras la libertad, ni siquiera encuentras la anarquía, lo que encuentras son leyes pequeñas». Maycock sigue después comentando la trascendencia de este tipo de escritos: un hombre puede recordar la primera lectura que hace de estos fragmentos como hechos decisivos en su vida. Provocan, precisamente, el efecto de shock o sorpresa que, como Chesterton repite una y otra vez, son necesarios para permitirnos ver las cosas tal y como son, para ver el mundo con el asombro y la gratitud que merece.

Muchas de las dificultades que presenta el periodismo de Chesterton pueden ser resueltas cuando se le reconoce y se le lee como una expresión imaginativa y visionaria, más que como una sobria información de investigación científica. El comentario más claro acerca de lo que era el distributismo, por ejemplo, se encuentra en El regreso de Don Quijote (Londres, 1927), una novela que apareció, parcialmente, por entregas en el G.K.’s Weekly. La novela lleva el subtítulo de «Una parábola para reformadores sociales» y se dedica a W.R. Titterton, uno de los seguidores más entusiastas y literales del distributismo. Chesterton escribió en una ocasión que dudaba de que una verdad pudiera ser contada salvo a través de parábolas, y el sentido de esta parábola particular es fácil de captar. Lo que la novela satiriza es precisamente el medievalismo romántico que supuestamente representaría el sueño político del propio Chesterton. La novela advierte contra los peligros inherentes a la nostalgia de ciertas políticas, porque estos movimientos políticos pueden acabar cegando a las personas frente a los acuciantes problemas de la vida contemporánea y pueden hacerlos vulnerables a la explotación por parte de ideologías políticas extremistas y sin escrúpulos. En lugar de una toma de partido estridente y vacía de humor frente a la corrupción política, el periodismo de Chesterton contiene sutiles y autocríticas preguntas acerca del movimiento que él había fundado. La crítica más inteligente del periodismo de Chesterton está, por tanto, contenida en su propio periodismo. John Coates señala en su libro Chesterton and the Edwardian Cultural Crisis, el único que analiza los textos chestertonianos en su contexto periodístico, que el rostro del Chesterton periodista lleva una irónica sonrisa cervantina. En opinión de Coates, el periodismo de Chesterton presenta una perspectiva cautelosa, humana y equilibrada de las limitaciones del hombre y del pecado original; renuncia a invocar panaceas autoritarias; nunca rechaza ni la democracia ni las tradiciones liberales acerca de la tolerancia; es de corte moderado y desconfía de las declaraciones estrechas, simplificadas o blancas o negras hasta de sus propias posiciones, y establece con sus lectores una relación que se apoya en el afecto, la confianza y la libertad, así como en un cierto tono de guasa y burla de uno mismo. No reconocer estas características en su periodismo equivale a no entender su periodismo.

Los defectos más evidentes del periodismo de Chesterton se entienden mejor como defectos de su imaginación, normalmente generosa y exuberante. Una época de crisis imaginativa y emocional le sucedió poco tiempo antes de la Primera Guerra Mundial, cuando bajo la tensión de una situación política agobiante, y con su hermano amenazado por las circunstancias del escándalo Marconi. Se convirtió, por poco tiempo, en el estrecho y furioso periodista que algunos aviesos críticos han creído que fue siempre. De modo intermitente, durante estos años, por ejemplo, en los artículos que escribió para el diario socialista y sindical Daily Herald, la crítica del periodismo de Chesterton estaría tristemente justificada. Es muy significativo que la mayoría de los pasajes que podrían considerarse como verdaderamente anti-semitas procedan de esta época. Pero si bien comenzó su carrera periodística protestando contra el tratamiento de los judíos en la Rusia zarista y previniendo al indiferente público eduardiano acerca de los peligros de un movimiento protonazi y racista como el movimiento eugenésico, acabó su carrera denunciando la persecución hitleriana de los judíos en Alemania, persecución que consideró la continuación de un mal anterior, pero bajo nuevas formas. En el periodismo de Chesterton, como señaló John Gross, no hay ninguna sombra larga que manche su honestidad.

Sin embargo, aún permanece una persistente convicción de que en el recorrido periodístico de Chesterton hay algo más que una mera honestidad característica del liberalismo del momento. El propio Chesterton insistía siempre en que las ideas populares acaban siendo más ciertas que falsas. De ser así, será también verdad la opinión popular que Orwell expresó cuando afirmaba que el periodismo de Chesterton es en realidad una forma de propaganda política y religiosa. No sería fácil decir si es propaganda y de qué. Como liberal de larga trayectoria, Chesterton fue, no obstante, un duro crítico del liberalismo político, y aunque insistía en que fuera lo que fuera, él no era un conservador, lo cierto es que combinó un respeto profundamente conservador por la tradición y un radical disgusto por los que despreciaban la tradición. Enemigo de la nostalgia de los conservadores, sus antagónicos héroes eran Samuel Johnson y William Cobbett, ambos tories, pero de muy distinto signo. Como distributista, Chesterton pareció quedar significativamente distante del movimiento político que él había fundado. Su posición religiosa era igualmente compleja. Si a comienzos de su labor periodística hacía gala de una formación deísta, casi unitarista, se hizo anglicano y siguió siendo anglicano durante gran parte de su carrera periodística. Pero incluso como anglicano no practicó la fe de la que era portavoz. Su conversión al catolicismo romano fue el gran acontecimiento de la última parte de su vida. A pesar de ser católico romano, y practicante, en su periodismo tomó parte, sorprendentemente, en muy pocas de las controversias católicas del momento. Como el Padre Brown, era católico sin ambages, pero apenas dice nada acerca de las doctrinas específicamente católicas, prefiriendo la defensa de las sencillas realidades materiales, el lado aparentemente profano de la vida diaria que se encarna en la recta razón y en las buenas formas.

Aun así, aunque todo esto sea cierto, la mordaz crítica de Orwell expresa la verdad fundamental del periodismo de Chesterton. Más que ninguna otra cosa, Chesterton es portavoz y apologeta del catolicismo. Sus escritos políticos, sociales y literarios son parte integral de una singular concepción de la vida. El Chesterton periodista es, verdaderamente, el Chesterton maestro religioso.

Cómo un periodismo que evita entrar directamente en las cuestiones religiosos pueda ser profundamente religioso es, quizás, la mayor de las paradojas chestertonianas. T.S. Eliot comentó que Chesterton era, en su tiempo, el más importante portavoz de las ideas sociales y políticas católicas; pero desde el punto de vista de Eliot, en orden a mantener a su público inglés, Chesterton ocultaba sus objetivos revolucionarios bajo un disfraz johnsoniano, de modo similar a como en su novela El hombre que fue jueves, el presidente Domingo oculta sus designios revolucionarios reuniendo a sus compañeros y conspiradores anarquistas en un balcón de Leicester Square. Ocultaba mostrándose. Pero esta táctica no era deshonesta. La tradición a la que pertenecía Chesterton, como anglicano y como católico romano, era una tradición sacramental. Según esta tradición, la Encarnación fue el punto culminante de la historia humana, porque esta entrada de lo divino en los acontecimientos humanos significa que toda la historia humana adquiere un significado religioso. Cristo es el signo sacramental de la presencia de Dios entre los hombres a través de la comunidad cristiana que recibe el nombre de Iglesia. La tarea de un periodista cristiano es, por tanto, interpretar los acontecimientos contemporáneos como signos sagrados de la permanente revelación del Dios encarnado. En la tradición sacramental, Dios mismo es considerado como un novelista que habla a través de parábolas y alegorías. Pero estas historias sagradas son también historias humanas cuya significación religiosa solo es comprendida por los que admiten que el acontecimiento único del Evangelio se hace continuamente presente a través de la historia, en la vida de las personas comunes.

Esta fe en la sacramentalidad nos da la clave para todo lo que es desconcertante en el periodismo de Chesterton. El gusto por la alegoría y la expresión simbólica y la creencia de que las verdades últimas solo pueden ser reveladas a través de parábolas acaba teniendo una gran importancia religiosa. La visión del distributismo social, a la que Chesterton dedicó gran parte de su carrera periodística, adquiere una profunda significación. El respeto por el hombre común no es un sentimentalismo popular, sino la expresión de una fe religiosa en que todo hombre es el signo sacramental privilegiado de Cristo. La intención de enseñar a unas personas vulnerables e interiormente confusas acerca de su dignidad humana puede ser vista ahora como el intento de ofrecerles comprender la significación religiosa de un aspecto de su vida que consideraban meramente humano. Este periodismo evita las estrechas disputas religiosas, porque lo que busca es acentuar aquellos aspectos de la vida material que normalmente se consideran profanos, pero que contienen en sí la más profunda y más rechazada de las verdades religiosas.

Ian Boyd, C.S.B.

Artículos (1908)