c1.jpg

Gestión de la eficiencia energética en el sector industrial

Gestión de la eficiencia energética en el sector industrial

María I. Cubillo Sagüés
Daniel Gordaliza Lozoya
Juan Manuel García Sánchez

Título: Gestión de la eficiencia energética en el sector industrial. ePUB

Autores: María I. Cubillo Sagüés, Daniel Gordaliza Lozoya y Juan Manuel García Sánchez

© AENOR Internacional, S.A.U., 2020

Todos los derechos reservados. Queda prohibida la reproducción total o parcial en cualquier soporte, sin la previa autorización escrita de AENOR Internacional, S.A.U.

ISBN: 978-84-17891-17-6

Edita: AENOR Internacional, S.A.U.

Maqueta y diseño de cubierta: AENOR Internacional, S.A.U.

Nota: AENOR Internacional, S.A.U. no se hace responsable de las opiniones expresadas por los autores en esta obra.

Génova, 6. 28004 Madrid
Tel.: 914 326 036 • normas@aenor.comwww.aenor.com

Prólogo

El ámbito energético se enfrenta a tres grandes retos: la competitividad directamente relacionada con la disminución de la intensidad energética (lo que se denomina el desacoplamiento del aumento del consumo energético con el desarrollo económico), el cambio climático y la seguridad de suministro.

En cualquiera de las soluciones estudiadas para resolver estos desafíos se encuentra la optimización de la demanda mediante la eficiencia y el ahorro energéticos, por ser la más inmediata y barata de aplicar y porque aporta reducciones de costes y ahorro de recursos a corto plazo. Además, la eficiencia energética es la principal opción para alcanzar el objetivo de emisiones de gases de efecto invernadero.

La Norma ISO 50001

Desde hace casi dos décadas, diversas organizaciones de normalización vienen trabajando para desarrollar documentos que orienten a las organizaciones sobre cómo gestionar eficazmente la energía. En 2018, la Organización Internacional de Normalización (ISO) publicó la nueva versión de la Norma ISO 50001, un documento que ayuda a las organizaciones que lo implementan a obtener mejoras significativas en su eficiencia energética, con el consiguiente impacto positivo en su cuenta de resultados.

Analizando lo ocurrido desde la publicación de la versión de 2011, los datos son incuestionables: más de 26.000 organizaciones de todo tipo en el mundo están certificadas, y esa cifra prácticamente se duplica año tras año; por otro lado, ISO ha hecho balance de su implementación mundial, concluyendo que durante este período ha conseguido generar a las organizaciones un ahorro sistemático de entre el 5% y el 30% del coste energético actual, derivado de la reducción del consumo de energía. Además, 9 de cada 10 organizaciones que utilizan esta norma la recomiendan y el 95% de los usuarios dicen que la norma los ayuda al identificar y optimizar las actividades que consumen más energía.

Desde su aparición, la Norma ISO 50001 ha contado con el respaldo de las organizaciones, puesto que es un sólido apoyo para avanzar hacia un futuro de energía sostenible. Por ejemplo, el gobierno de Alemania tiene un plan de incentivos fiscales para animar a las empresas a certificarse. Además, la Conferencia Ministerial de Energía Limpia (CEM, por sus siglas en inglés), foro mundial para avanzar en la energía limpia que agrupa a 25 países más la Comisión Europea (responsables del 75% de las emisiones mundiales), ha puesto en marcha una iniciativa muy ambiciosa para lograr hasta “50.001” certificados conformes con esta norma antes de 2020.

Esta norma encaja perfectamente con la consideración europea de que la eficiencia energética como una fuente de energía por derecho propio y con el principio de “primero, la eficiencia energética” a la hora de fijar nuevas normas para la oferta y en otros ámbitos de actuación de la energía [Directiva (UE) 2018/2002], al presentar un importante enfoque al negocio y dar una gran importancia al análisis del contexto de los usuarios.

La norma puede ser implementada por cualquier organización, independientemente de su tamaño, sector y ubicación. No establece requisitos absolutos para el desempeño energético más allá de los compromisos incluidos en la política energética, del cumplimiento de los requisitos legales aplicables y de la mejora continua. Tampoco establece por sí misma criterios de rendimiento con respecto a la energía.

En definitiva, la Norma ISO 50001 constituye una herramienta útil y eficaz para dar cumplimiento de forma continua a la legislación vigente en la materia, para facilitar el cometido de los gestores energéticos, y para implementar y realizar el seguimiento de actuaciones procedentes de auditorías energéticas. Además, permite ahorrar costes, así como mejorar el rendimiento energético, y con ello la competitividad, disminuyendo, a su vez, el consumo de energía primaria, las emisiones de CO2, la dependencia exterior y la intensidad energética.

Actualmente, numerosas organizaciones europeas, de distintos tamaños y muy variado campo de actividad, tienen certificado su sistema de gestión energética. Destaca la variedad de empresas procedentes de distintos sectores (desde grandes consumidores industriales de energía hasta empresas de ingeniería, servicios, pymes, edificios, etc.), lo que puede dar una idea del valor añadido que proporciona a las organizaciones la gestión energética, independientemente de su sector de actividad o tamaño.

El objetivo prioritario de la política energética de Europa es la Unión Europea de la Energía a través de una acción coordinada y abarcando cinco dimensiones claves:

• La seguridad energética.

• El mercado interior de la energía.

• La eficiencia energética.

• La descarbonización e investigación.

• La innovación y competitividad.

Este objetivo exige una transformación fundamental del sistema energético de Europa, en particular a través del fomento de la eficiencia energética y del ahorro de energía, así como del desarrollo de formas de energía nuevas y renovables.

En su aplicación práctica, la Norma UNE-EN ISO 50001:2018 se alinea enteramente con la Estrategia de Transición Justa y con el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima que acaban de ser presentados (2019) por el Ministerio para la Transición Ecológica. No se debe perder de vista que el primer principio seguido en este escenario por la Unión Europea es la eficiencia energética, con lo que esta se convierte en el criterio rector de las nuevas normas de actuación en el ámbito energético.

A modo de resumen, las medidas contempladas en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) para 2030 incluyen una inversión prevista de 236.000 millones de euros dirigida a eficiencia, ahorro y renovables con objetivos cuantificables como la mejora de la eficiencia energética en un 39,6% y un 42% de penetración de las energías renovables en el uso final de la energía. Todo ello con una generación de empleo de unos 300.000 empleos/año y un aumento del PIB proyectado de un 1,8%. Dado que esta norma presenta un importante enfoque al negocio y analiza con detenimiento el contexto en el que nos encontramos, se erige como la herramienta perfecta para afrontar estos retos tan ambiciosos.

Unido a esto, el Plan Nacional de Acción de Eficiencia Energética 2017-2020, que establece medidas legislativas en la promoción de los servicios energéticos y medidas de apoyo económico para la contratación de servicios energéticos, proporciona un marco de referencia óptimo para el desarrollo de la actividad de prestación de servicios energéticos.

AENOR da respuesta a estas necesidades con diversas herramientas, como la certificación UNE-EN ISO 50001 de gestión de la energía, así como la verificación de trabajos de auditorías energéticas, de planes de negocio de servicios energéticos, de clasificación de proveedores de servicios energéticos y de procedencia de energías renovables. AENOR aporta seguridad a la calidad de los trabajos ejecutados y conformidad con la política energética de la organización, genera la confianza necesaria para la obtención de líneas de ayuda, financiación pública o privada, y favorece la discriminación positiva en licitaciones.

Otras normas de gestión energética

En los años 2012, 2014 y 2015 se publicaron la serie de normas UNE-EN 16247 Auditorías energéticas, las cuales establecen los requisitos de la calidad, la metodología y los elementos del proceso de auditoría energética. Las normas se refieren respectivamente a requisitos generales, edificios, procesos, transporte y competencia de los auditores energéticos.

Estas normas intentan servir de marco para unificar unos requisitos suficientes que aseguren la calidad y profundidad del trabajo realizado, y están enfocadas a servir de revisión energética en los esquemas de sistemas de gestión de la energía. La auditoría energética de una organización realizada conforme a estas normas es un excelente punto de partida como revisión energética inicial para la posterior implementación de un sistema de gestión de la energía de acuerdo con la Norma UNE-EN ISO 50001 o para el mantenimiento y mejora de dicho sistema, en caso de que ya se encuentre implementado. En la actualidad se realizan auditorías energéticas según estas normas, con unos resultados muy positivos.

Asimismo, en 2018 se publicó la norma UNE 216701 Clasificación de proveedores de servicios energéticos, donde se describen los requisitos de clasificación que debe tener un Proveedor de Servicios Energéticos (PSE) para que pueda ser utilizado como referencia que impulse la promoción de medidas de ahorro y eficiencia energética desde una perspectiva económico-financiera, a partir de las propuestas de mejoras técnicas de una auditoría energética.

En España, el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) y las distintas agencias de la energía de las comunidades autónomas han publicado multitud de guías para la eficiencia energética, la realización de auditorías energéticas y la contratación de servicios energéticos, todas ellas en diferentes ámbitos, normalmente con algunos nexos en común.

El principal nexo de unión entre las normas indicadas es el mandato europeo introducido, entre otras legislaciones, en la Directiva 2012/27/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2012, relativa a la eficiencia energética; la Directiva 2018/2002 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 11 de diciembre de 2018, por la que se modifica la Directiva 2012/27/UE, relativa a la eficiencia energética; la Directiva 2018/2001 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 11 de diciembre de 2018, relativa al fomento del uso de energía procedente de fuentes renovables; el Reglamento 2018/1999 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 11 de diciembre de 2018, sobre la gobernanza de la Unión de la Energía y de la Acción por el Clima, etc.

Sobre este libro

La presente publicación es un excelente ejemplo de la diversidad de organizaciones en las que pueden aplicarse los principios de las normas UNE-EN ISO 50001:2018 (y la familia de normas ISO 50000), la serie UNE-EN 16247, la UNE 216701:2018 y la especificación EA 0050 Sistema de gestión de conducción eficiente de vehículos industriales. Recopila supuestos prácticos que aportan informaciones fácilmente adaptables a las necesidades de organizaciones reales, lo que convierte a esta obra en un instrumento de indudable carácter didáctico, útil tanto para la interpretación de los requisitos de las normas como para la implementación de sistemas de gestión de la energía (SGEn) y la realización de auditorías energéticas.

Desde estas líneas quiero agradecer a los autores el considerable esfuerzo que han realizado para expresar con un lenguaje sencillo y de fácil lectura los conceptos y requisitos complejos establecidos en las citadas normas, facilitando su interpretación y asimilación, y trasladándolos a casos prácticos emanados de su amplia experiencia profesional en España y Latinoamérica en el ámbito de los sistemas de gestión energética y ambiental y de la lucha contra el cambio climático.

Pablo A. Corróns Crespí
Director de los Servicios de
Información Sectoriales de AENOR

Introducción

Esta publicación está dirigida a todas aquellas personas que, además de estar interesadas en conocer algunas de las más novedosas disciplinas energéticas, quieran profundizar en las técnicas energéticas y en los conocimientos necesarios para la realización de consultorías y auditorías energéticas, así como a los responsables de los sistemas de gestión de la energía (SGEn) en organizaciones de cualquier ámbito de actividad.

Su objetivo es explicar los principales conceptos que se utilizan en la actualidad en la aplicación e implementación de SGEn y en la realización de auditorías energéticas, incidiendo, entre otras, en las definiciones de línea de base energética (LBEn), desempeño energético, indicador de desempeño energético (IDEn), revisión energética o normalización de datos, y profundizando tanto en la interpretación de los requisitos como en la aplicación práctica de las normas que se encuentran en el origen y finalidad de todos estos principios.

Pretende ser una herramienta práctica que facilite los conocimientos necesarios para realizar una adecuada aplicación e implementación de un SGEn y de una auditoría energética, contemplando las referencias normativas actuales y presentándolas a través de ejemplos y de un caso práctico centrado en una planta de producción de piezas de automóviles.

Asimismo, se incluye información sobre normativa española de carácter obligatorio y sobre otros documentos cuyo conocimiento es imprescindible para el ejercicio profesional de las actividades que se describen y para un adecuado enfoque de los cambios que sería necesariio realizar en casos reales de aplicación. En distintos países de Latinoamérica existen normativas similares, por lo que el lector que lo necesite puede utilizar esta información para orientar su búsqueda de las equivalentes en otros países.

Esperamos que estos contenidos sean de su interés y utilidad, puesto que con este fin se han elaborado.

Los autores