DANIEL COTTA

ALUMBRAMIENTO

ADONÁIS

677

Madrid

© 2020 by DANIEL COTTA

© 2020 de la presente edición, by

EDICIONES RIALP, S.A. - Manuel Uribe 13-15 - 28033 MADRID

ISBN (versión impresa): 978-84-321-5326-6

ISBN (versión digital): 978-84-321-5327-3

Realización ePub: produccioneditorial.com

ÍNDICE

PORTADA

PORTADA INTERIOR

CRÉDITOS

INSTINTO MATERNO

I. DIOS DEL UNIVERSO

EL HOMBRE ES UNA IRIDISCENCIA DE TU GLORIA

LITERATURA COMPARADA

UN VERSO TUYO

DIOS DE LO PEQUEÑO

QUÉ QUIERE DECIR EL RÍO

RUISEÑOR

CREACIÓN DE ABRIL

SUEÑO EN PLUTÓN

HOJA

EN BUSCA DE TI

LOS PARA QUÉ DE DIOS

SEÑOR, YO NO SOY DIGNO

ADVERBIO DE AFIRMACIÓN

MALCRIANZA

EL PORTAVOZ DEL UNIVERSO

PÁRVULO

PECERA

MAGNIFICAT

II. CREADOR, PADRE Y REDENTOR MÍO

FRUTO

LA LÁGRIMA MÁS GRANDE Y MÁS AZUL

EL PUNTO DE VISTA DE JESÚS

RELICARIO

SANCTA SANCTORUM

ESTÁ SUCEDIENDO AHORA

NOS VISITARÁ EL SOLQUE NACE DE LO ALTO

MISIÓN

III. POCO INFERIOR A LOS ÁNGELES

EL UNIVERSO ES EL QUE TE BUSCA

ADÁN

CATÁLOGO INCOMPLETO DE LA GRATITUD

EL ARGUMENTO REDONDO

A HOMBROS

BARRO QUE QUIERE VOLAR

SETENTA VECES SIETE

DENTRO

A TU IMAGEN Y SEMEJANZA

VIDA

LA BÚSQUEDA

ESCONDITE

EL DIOS DE LA ALEGRÍA Y EL DOLOR

EL LARGO Y SINUOSO SENDERO

IV. NI OJO VIO

UN HOMBRE LLAMADO JUAN SE FROTA LOS OJOS EN PATMOS

HASTA QUE UNA NUBE LO OCULTÓ DE SUS OJOS

EL DÉCIMO COLOR DEL ARCO IRIS

PLAN PARA ENREDAR A DIOS

ENSIMISMAMIENTO DE GABRIEL

CICLO HIDROLÓGICO

INGENIERO DE CAMINOS

EL BESO

FORMAS DE NO NACER

ALLÍ ENJUGARÁS LAS LÁGRIMAS DE NUESTROS OJOS

EL ORFEBRE DE LA LUZ

CRISÁLIDA

UMBILICALES

V. SINFÍN

LOS COROS DEL UNIVERSO

ADONÁIS COLECCIÓN DE POESÍA

AUTOR

INSTINTO MATERNO

LA tuya fue una soledad encinta.

Gestabas en tu seno todo el Génesis

y la teoría cuántica,

más las mil décadas de Euforia Humana.

Sentías un latir dentro de Ti

y acariciabas su compás profundo

con mimos de alegría primeriza.

En tu mesa, un billón de hojas en blanco

y un inmenso argumento para todas.

La tuya fue una soledad de espera.

Querías a tu fruto antes de verlo,

amabas antes de tenerlo al Cosmos,

sabías en tu Ser que lo amarías

más allá de la muerte, más allá del vacío.

Y más allá del hombre.

Cuando llegó la hora,

el parto se alargó, llenó las cosas

de ese dolor de Ti, de esa alegría

de Dios que se desborda por los siglos,

por la luz, por la sombra, por la vida...

El gozo de Dios Madre

que sigue dando a luz el Universo.